5 formas de desconectar cuando llegas a casa

Vivimos en un mundo de prisas, de estrés y de ruido. Sometidos a horarios, a obligaciones sociales y a apariencias.

 

Nuestro checklist diario no tiene fin. Nos comprometemos con nosotros mismos para cumplir con las obligaciones diarias, muchas veces por encima de nuestras posibilidades. Todo ello sumado a la nueva epidemia de este siglo, en la que todos estamos hiperconectados. En la que no sabemos qué tal le ha ido el día a nuestro hermano, padre o madre pero sabemos qué ha desayunado, comido y cenado el vecino.

Llegamos hasta el punto de no poder decir que no a ese plan que tan poco nos apetece por miedo a perdérnoslo.

¿Por qué no cambiamos esto? Escucha a tu interior. ¿Qué te apetece hacer? Hazlo sin el miedo a sentir que lo que estás haciendo no es tan cool como lo que están haciendo tus “amigos” de Instagram.

Se trata de saber desconectar para volver a conectar contigo misma. Lo primero que puedes hacer es desconectar cuando llegas a casa. Que el mundo ahí fuera continúe y el tuyo se pare haciendo lo que realmente te hace bien.

 

¿Cómo conseguir desconectar cuando llegas a casa?

 

  1. ¿Qué te gusta hacer de puertas para adentro? Cocinar, leer, ver Netflix… lo que sea pero dedica tiempo a ello. Ponte tu mejor delantal y cocina lo que más te apetezca, comienza ese libro que lleva meses en la estantería esperando o prepárate un chocolate caliente y siéntate en el sofá a ver la serie que te apetezca. ¡Disfruta tu momento! 
  2.   ¿Cómo huele tu casa? Pensarás que nos hemos vuelto locos preguntándote esto, pero no. El olor puede afectar directamente en nuestro estado de ánimo. Elige un aroma para tu hogar que te transmita paz y tranquilidad. Un olor agradable que te haga sentir bien. Puedes optar por velas, barritas aromáticas o un humidificador.
  3. Dale al play a tu lista de Spotify favorita y relájate. La música tiene el poder de quitarnos el estrés y ponernos de buen humor. ¿Por qué no aprovecharlo?
  4. Cuando creas que lo necesitas, date un baño relajante. Te permitirá estar a solas contigo, desconectar y dormir mejor. No lo hagas a diario por un consumo de agua responsable.
  5. Tras la ducha, es la hora de mimar tu piel. Está demostrado que dedicar unos minutos al día a nuestro ritual de belleza nos hace sentir más guapas y seguras de nosotras mismas. Aplícate cada crema a conciencia, con un ligero masaje y disfrutando de ese momento. ¡Échale un ojo a las mantecas Body Natur!

 

Con estos cinco tips conseguirás dejar fuera el estrés antes de entrar a tu hogar.

 

 

ÚNETE A NUESTRO NEWSLETTER

Estarás al día de todas nuestras novedades

Síguenos en instagram