5 consejos para cuidar tu piel desde el interior

La piel es un reflejo de cómo estamos por dentro. Por ello, debemos cuidar de ella desde el interior, empezando por nuestra alimentación y unos buenos hábitos. Son muchos los factores que pueden influir en el estado de la piel como: la genética, la radiación solar, la polución o la alimentación.

Una buena alimentación es aquella que nos aporta todas las vitaminas, proteínas y minerales que nuestro organismo necesita. Al llevar una alimentación no equilibrada contribuimos a que exista un déficit de nutrientes y uno de los órganos que más rápido lo notará será la piel.

Acné, obstrucción del poro, ojeras o deshidratación son solo algunos de los síntomas, de llevar una alimentación incorrecta.

Estos son 5 consejos para que cuides tu piel desde el interior:

    1. Si no puedes evitar picar entre horas, no recurras a los snacks de bolsa o dulces.

      Algo de fruta o incluso verdura son la mejor elección. Prueba llevarla en el bolso ya cortada, quizás te sea más apetecible y así te olvidas de tener que lavarla, pelarla, cortarla, etc. ¡Póntelo lo más fácil posible! Que sea abrir y comer, como los snacks poco saludables.

    2. ¡Bebe agua!

      Seguramente estarás cansada de escuchar lo importante que es para nuestro organismo. Es vital que la piel esté hidratada y para ello debes beber mucha agua. Además evitarás que las arrugas hagan su camino. Un consejo: ¡toma infusiones! Es otra manera de beber agua sin que te des cuenta.

    3. Adiós alcohol y sal.

      Son grandes enemigos de una piel sana y radiante. Tanto la sal como el alcohol contribuyen a la retención de líquidos y a la deshidratación. Esto se traduce en ojeras y párpados hinchados. Como no queremos eso… ¡fuera!

    4. Duerme lo que tu cuerpo necesite.

      Durante el día estamos en contacto con agentes externos nocivos para la piel como el clima o la contaminación. Durante la noche, la piel aprovecha para regenerarse mediante un proceso natural. Descansando bien, y el tiempo necesario, estaremos permitiendo a nuestra piel recuperarse del estrés del día a día y así evitaremos bolsas, piel apagada, ojeras, acné, etc.

    5. Frutos secos en tu dieta.

      Los frutos secos son alimentos con múltiples propiedades para la piel. Además ¡están riquísimos! Nueces, pistachos, almendras, avellanas… todos ellos tienen un alto contenido en Vitamina E, grasas buenas y calcio. Consumirlos diariamente, en pequeñas cantidades (esto es importante) nos ayudará a tener una piel sana y bella.

Unos buenos hábitos y una alimentación equilibrada son la base para tener una piel sana. A partir de aquí, tu piel estará más que preparada para recibir cualquier tratamiento cosmético, desde la exfoliación hasta la hidratación.

Te contamos todo lo que tienes que saber sobre los exfoliantes corporales.

ÚNETE A NUESTRO NEWSLETTER

Estarás al día de todas nuestras novedades

Síguenos en instagram